Desatando el potencial: optimizar las inversiones en la nube | NTT DATA

mi., 17 enero 2024

Desatando el potencial: optimizar las inversiones en la nube

La amplísima mayoría de las empresas latinoamericanas ya utiliza algún modelo cloud. Pero aquellas que la están capitalizando con visión de negocio estarán mejor preparadas para competir en el futuro.

El nivel de adopción de nube en Latinoamérica alcanza el 98% de las empresas. Este número, por cierto, impresionante y esperanzador, es apenas el inicio del recorrido de transformación. El reciente informe Cloud en América Latina 2023, elaborado en conjunto por NTT DATA y MIT Technology Review en español, no sólo nos permite obtener una foto bastante clara de lo que ocurre en la región alrededor de esta tecnología, sino que además nos invita al optimismo, debido a que en el futuro inmediato nos esperan niveles de innovación aún más altos.

En efecto, todo parece indicar que las organizaciones de la región multiplicarán la inversión en la nube en los próximos tres años, en la mayoría, con incrementos por encima del 75%. Más allá de las cifras, se trata de un enorme salto madurativo. Las nuevas iniciativas que ponen el foco en la nube ya no nacen de una perspectiva tecnológica, sino de cómo pueden generar resultados y valor para el negocio. Se trata de una inversión más inteligente, que se integra con las necesidades comerciales.

Así, se abandona esa idea primaria de que adoptar la nube es llevar la infraestructura on premise desde el centro de datos a un ambiente más flexible, escalable y controlable en términos de costos y mantenimiento. Por el contrario, es mucho más que eso: es la base para crear nuevos negocios y, en especial, para acelerar la innovación. La nube es la habilitadora primaria para experimentar la inteligencia artificial, el metaverso, las realidades virtual y aumentada, internet de las cosas, etc.

Las múltiples facetas beneficiosas de la nube convergen: la eficiencia, la resiliencia, la seguridad, la excelencia operacional y el ahorro de costos desde infraestructura, el mayor time to market y el impacto en la creación de modelos del negocio, la aceleración de la toma de decisiones y la mejora en la experiencia del cliente desde lo estratégico.

 

El camino hacia la madurez

Para llegar a ese punto de madurez, las organizaciones necesitan por un lado tener una visión del negocio alrededor del potencial de cloud y construir casos de uso que impacten de manera directa en el negocio. Es importante entender que el negocio no espera: todas estas modificaciones deben efectuarse “en vuelo”, las empresas deben repensar los principales aspectos de su estrategia de nube, incluyendo la gestión de datos, el modelo operativo, el cumplimiento regulatorio y el impacto en el negocio sin frenar su avance.

En el trayecto, no se debe perder de vista que la adopción madura de cloud implica una transformación del modelo operativo y de la forma en que nos relacionamos con los clientes y los colaboradores, por lo que resulta esencial gestionar el cambio y las resistencias que podría provocar entre las personas involucradas.

Por todo esto, resulta fundamental contar con un socio estratégico experimentado que pueda acompañar en este recorrido, garantizando los resultados y minimizando los riesgos.

 

Del talento a la optimización

En simultáneo, es imprescindible desarrollar las habilidades digitales para explotar y capitalizar al máximo las oportunidades que se generen. No se trata de un tema menor: la escasez de talento en este segmento es una de las principales barreras que identifican las organizaciones latinoamericanas a la hora de extraer el valor de la nube. En este sentido, el ecosistema tecnológico está asumiendo la corresponsabilidad en la formación, la certificación y la certificación avanzada, para que el número de personas con las capacidades para colaborar en estos proyectos sea cada vez mayor y que todas tengan una mayor especialización.

Otro punto clave es que la optimización continua de la nube, que abarca múltiples dimensiones: la tecnológica, la financiera, la cultural, la del talento aplicado, la de los resultados del negocio. En todo momento, se debe verificar que se están alcanzando las metas planificadas. En esta línea, gana importancia la incorporación de prácticas de FinOps (financial operations), es decir, optimización de costos en la gestión de recursos en la nube. Más del 80% de las empresas considera importante su implementación.

No estamos hablando de opciones, sino de tiempos. La tendencia es irrefrenable: todas las empresas latinoamericanas terminarán adoptando y madurando en la nube. Sólo que aquellas que lo hagan primera tendrán mejores oportunidades para competir y liderar en el futuro.


How can we help you

Get in touch